Los apoyacabezas como seguridad pasiva

Mucha gente piensa que los apoyacabezas son sólo una cuestión de confort y no los asocian directamente con un elemento  de seguridad, cuando en realidad no sólo lo son sino que son fundamentales. Comparaencasa nos cuenta que, regulados correctamente, los apoyacabezas evitan los problemas de cervicalgia que es una de las lesiones más reclamadas ante todas las compañías de seguros. Según sitios especializados, un estudio presentado por la Fundación Mapfre reveló que el 40% los coloca de forma errada y un 22% lo coloca de manera tal que pone en riesgo la integridad física.

Con estos datos es importante entonces que tomemos a los apoyacabezas como elementos de seguridad pasiva, tan importantes como los frenos ABS y el doble airbag. Pero en la práctica, no se ve a los compradores de automóviles tan preocupados por estos dispositivos como de los segundos.

La función principal del apoyacabezas es la de retener la cabeza del ocupante cuando esta se desliza hacia atrás en un movimiento brusco, sin que se produzcan lesiones por malos movimientos en la columna. Por ejemplo, en un choque donde un automóvil se ve impactado por otro por detrás, este elemento disminuye el movimiento entre la cabeza y el torso evitando una contracción excesiva del cuello.

Pero ¿cómo se usa correctamente el apoyacabezas para que nos brinde protección  y no sólo comodidad al viajar? Para regularlo de forma correcta tenemos que tener en cuenta la altura y la separación que existe respecto a la cabeza. Así, el borde superior del dispositivo tiene que quedar a la misma altura que la parte superior de la cabeza. Otra cosa que es importante es que se encuentre lo más cerca posible a ella sin que interfiera con los movimientos necesarios para poder manejar cómodamente. Una distancia de unos 4 cm será la ideal. Finalmente es imprescindible que quede trabado para que la posición esté fija.

Es interesante resaltar que existen algunos sistemas que en caso de choque, desplazan la parte delantera de los apoyacabezas hacia adelante y hacia arriba dando mayor efecto protector mientras que en otros, tanto el respaldo como el apoyacabezas se inclinan y desplazan hacia atrás, logrando el mismo efecto.

Escrito por: Gimena Fernandez

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *